Persona de Interés

Víctor Quispe Palomino “José”

Es uno de los útimos líderes históricos del movimiento terrorista Sendero Luminoso, que ahora dirige una facción refugiada en una inhóspita zona selvática del Perú. Se le acusa de vículos con el narcotráfico, que incluso le han valido una acusación en una corte de Estados Unidos.
Uno de los últimos líderes sobrevivientes de Sendero Luminoso, el grupo terrorista que a inicios de los noventa llevó al Perú al borde del colapso, es un tipo con una biografía hecha de balas y cadáveres. Su prontuario incluye el asesinato de decenas policías, atentados contra civiles, y la que se considera una de las peores carnicerías de la violencia política de los años ochenta en los Andes peruanos. Víctor Quispe Palomino, alias “José”, es buscado por esos crímenes, pero también por ser el cabecilla de una organización que obtiene recursos del narcotráfico para financiar sus actividades subversivas. La policía ofrece 2 millones de soles (unos 600 mil dólares) por información que permita su captura. El problema es que habita en una zona selvática tan inhóspita que no ha podido ser capturado a pesar de que todas las fuerzas armadas tienen equipos que lo buscan allí. Es la zona más militarizada del país. Quispe Palomino es una figura histórica en la lógica violentista de su organización. Integra Sendero Luminoso desde los años ochenta. Documentos de la Policía Nacional que retratan esa época consignan como uno de sus primeros antecedentes un episodio de marzo de 1985, cuando fue detenido en una zona industrial de Lima con un grupo de sospechosos que se desplazaba en dos autos cargados de cartuchos de dinamita y latas rellenas con material explosivo. Quispe Palomino fue procesado judicialmente por delito de Terrorismo. Salió en libertad diez meses después. Para entonces, el camarada ‘José’ –como sería conocido en los medios– ya había participado en acciones terroristas de gran envergadura, que incluían desde ataques a puestos de control policial en ciudades andinas hasta incursiones en pueblos desprotegidos para tomar represalias contra la población civil. Eran tiempos en que la violencia de Sendero Luminoso cubría de un modo demencial el territorio de las comunidades campesinas tanto como las ciudades de los Andes Centrales del Perú. En 1983, Quispe Palomino intervino en uno de los episodios más graves: la matanza a machetazos y pedradas de 69 campesinos en la localidad de Lucanamarca. Fue un acto tan sanguinario que incluso el fundador e ideólogo de Sendero Luminoso, Abimael Guzmán, llegó a considerarlo uno de los peores errores de la historia de su organización. Debía ser el extremo de la barbarie, pero al año siguiente un comando senderista liderado por Víctor Quispe Palomino perpetró una matanza mucho peor. Se la conoce como la “Caravana de la muerte”. El lunes 16 de julio de 1984, Quispe Palomino y sus hombres interceptaron un bus de transporte público interprovincial que iba de Lima hasta el pueblo de Soras, en el departamento de Ayacucho, al centro del Perú. En los primeros momentos asesinaron a los pasajeros e iniciaron un recorrido que fue dejando un rastro de asesinatos: 17 muertos en un pueblo, 20 en otro, 12 en un tercero y así. El destino final, Soras, fue el clímax de la masacre: el grupo terrorista aniquiló a 22 personas en la plaza central. El recorrido de un solo día acabó con 117 personas ejecutadas brutalmente, siempre a pedradas y golpes de machete. El caso, que se mantuvo en el olvido por muchos años, implica a varios dirigentes de Sendero Luminoso, incluyendo a Abimael Guzmán y toda la cúpula de la organización subversiva. Quispe Palomino siguió su propia historia sangrienta. A fines de los años noventa, se escindió de Sendero Luminoso e inició su propia aventura con una facción de combatientes en el Valle del Río Apurímac, el Ene y el Mantaro (VRAEM), una zona de difícil acceso que es conocida como uno de los mayores focos de producción de cocaína en el Perú. En una época en que Sendero Luminoso ya había firmado un acuerdo de paz con el Gobierno, Quispe Palomino renegó del líder histórico y se propuso mantenerse levantado en armas. Su facción adoptó el nombre de “Proseguir”. El conocimiento del terreno le garantizó una posición estratégica. Desde allí efectuó ataques letales a las fuerzas especiales de la policía asignadas en la zona. En agosto del 2001, durante un enfrentamiento con la Policía, asesinó a cuatro suboficiales e hirió a un coronel. Cuatro años después, otro de sus ataques dejó ocho efectivos muertos, y en el 2009 dirigió una emboscada con minas antipersonales y armas automáticas que aniquiló a quince miembros de una patrulla policial. El grupo de Quispe Palomino no desaprovechaba nada: solía llevarse los fusiles y lanzagranadas de los policías caídos. “No es un líder carismático. Más bien es un líder autoritario e implacable frente a sus seguidores, los cuales le temen y acatan su orden por reconocerle capacidad militar”, señala el perfil psicológico consignado en un documento policial. “Se cree capaz de vencer sin el apoyo total de lo que llaman su partido. Su alianza con el narcotráfico le parece suficiente instrumento financiero, y por la zona cocalera en que se moviliza se siente protegido”, señala el reporte. A pesar de su discurso, que lo presenta como una fuerza de resistencia de Sendero Luminoso, diversos expertos en el tema de la violencia política consideran que la organización original ya no existe en realidad y que Quispe Palomino solo lidera un grupo armado que obtiene ganancias del transporte de droga y el cobro de cupos para el paso libre por su territorio tanto a los traficantes de madera ilegal como a las compañías que construyen carreteras o a las industrias extractivas que operan en la zona. Sus relaciones iniciales con el narcotráfico le valieron incluso una acusación en Estados Unidos. La corte del Distrito Sur de Nueva York admitió una causa por cuatro cargos que comprenden desde acciones armadas hasta distribución de cocaína. La causa incluye al hermano de Víctor Quispe Palomino, Jorge Quispe Palomino (alias ‘Raúl), y Florindo Flores Hala (alias ‘Artemio’), quien cumple una condena a cadena perpetua en un penal de máxima seguridad de Lima por delitos de terrorismo, tráfico de drogas y lavado de activos). “[Ellos] sabían y entendían que al menos una parte de la cocaína que produjeron, gravaron [con cupos] y transportaron estaba destinada eventualmente a ser vendida en los Estados Unidos”, argumentó la corte en el 2014 para asentar su jurisdicción en su caso. Además de esa acusación internacional, Víctor Quispe Palomino comparte con su hermano Jorge cierta imagen pública a raíz de algunas apariciones en medios periodísticos a cuyos equipos permitieron el acceso a la zona bajo su control. En septiembre del 2014, un canal de televisión mostró imágenes grabadas por un informante, que mostraba un campamento en que entrenaban niños soldado para mantener la guerrilla. Las imágenes habían sido realizadas con anuencia de los hermanos Quispe Palomino en un intento de mostrar su potencia de fuego, tras operativos de las fuerzas armadas que habían acabado con varios de sus miembros más importantes. Entre esas bajas estaban Alipio, su estratega militar, y Gabriel, alias usado por un tercer hermano, Martín Quispe Palomino. Una de las últimas noticias que se tuvo sobre los Quispe Palomino fue a raíz de la operación militar que en septiembre del 2015 estuvo a punto de acabar con uno de sus principales lugartenientes. Según el periodista Gustavo Gorriti, un experto en Sendero Luminoso, una brigada antiterrorista había preparado una mochila cargada de dinero y explosivos para simular el pago de un cupo por parte de un consorcio vial que estaba construyendo una carretera. La carga fue detonada, pero no logró eliminar a su objetivo. Poco después, la facción senderista emitió un comunicado en que daba su versión de los hechos. El documento llevaba por título “Operativo contrarrevolucionario planificado por la CIA norteamericana y la DEA en base a la traición de un aliado”. Se presume que el autor fue el camarada ‘Raúl’.
Nombre
Víctor
Apellido
Quispe Palomino
Aliases
  • José
Organización o célula
Facción Proseguir, Sendero Luminoso VRAEM
Fecha de nacimiento
Tipos de negocio ilegal
  • Terrorismo
  • Narcotráfico
  • Extorsión
  • Secuestro
  • Cobro de cupos
Lugar de nacimiento
Ayacucho
Nacionalidades
  • Perú
Países de operación
  • Perú
Información adicional
Fugitivo de la justicia. Hay una recompensa de 600 mil dólares por su captura.
Documentos OFAC
  1. 20150601_shining_path.pdf